Ciudad de México 15-12-2017
12 de octubre y las mentiras de los maestros
Ideas

12 de octubre y las mentiras de los maestros

Por

A propósito del día de la raza y para esos que aún se lamen las heridas de la conquista les dejo un fragmento del libro Mentiras de mis maestros, de Luis González de Alba.


-----

La historia oficial de México es una larga serie de derrotas gloriosas y un pesado directorio de héroes derrotados. Comenzando por Cuauhtémoc y su profético nombre, águila que cae, hasta Zapata, veneramos la caída, el fracaso y lo consagramos como símbolo de pureza. Cuauhtémoc, último emperador de un imperio detestado por todos sus vecinos y vasallos, es nuestro más puro héroe, no por sus hazañas ni sus construcciones ni sus conquistas, pues no tuvo tiempo para ellas, sino porque es el gran derrotado. Hidalgo es el padre de la patria por decreto, no por sus logros, pues su fallida rebelión fue aplastada en poco tiempo, como otras durante la Colonia; Morelos encabezó otro levantamiento de poca extensión en un territorio inmenso y su derrota fue absoluta; Guerrero quedó convertido en un simple fugitivo perdido en las montañas del sur, donde se pudo haber quedado hasta morir de muerte natural a avanzada edad, pues en nada afectaba la marcha del virreinato un rebelde oculto en las montañas, como no lo habría afectado tampoco otro perdido en los desiertos de Sonora. Madero no llegó a gobernar y seguimos esperando el sufragio efectivo. Zapata cayó acribillado y el reparto de tierras tuvo que esperar hasta Cárdenas y aún más, tiempo suficiente para que el incremento en la población hiciera imposible dar tierra a cada campesino, y el reparto dejara más inconformes que beneficiados.


Los pérfidos triunfadores
Los malditos triunfadores están en lo más profundo de nuestro infierno oficial. El malvado mayor, satanás del averno, es el triunfador absoluto, el hombre que hizo posible al México actual, país que sólo era viable sobre las ruinas de las naciones indígenas anteriores, ninguna de las cuales era México: sí, Hernán Cortés, sin cuyo triunfo no existiría el lector de esta publicación, ni sus autores... ni la publicación, ni la ciudad, ni el país. Es el padre de México porque sin su triunfo no existiría ni la población actual; pero optamos por definirnos como conquistados, vencidos, en negación absoluta del padre, español y conquistador, triunfador y por tanto malvado.


Otros bellacos
Cuando la rebelión del buen cura Hidalgo había desaparecido de la escena, un criollo cursi nos hizo independientes de España: Agustín de Iturbide, apenas segundo después de Cortés en el infierno de la historia oficial, por criollo -o sea hijo de otra madre que no es la nuestra- y por su cursi y breve imperio. Tener el mismo padre no da parentesco alguno para quien se define por la madre, como en las sociedades matrilineales, por tanto el criollo es extranjero aunque tenga el mismo padre que un mestizo. De ahí que sólo en México el término criollo sea despectivo. En el resto del continente americano, criollo significa simplemente nativo.


El proceso de identificación
La psicología social mexicana tiene un magnífico tema de investigación en nuestra identificación con los vencidos y no con los vencedores, siendo hijos de ambos. Decimos que "ellos", los españoles, llegaron y "nos" conquistaron. ¿Por qué nos llamamos conquistados si también somos conquistadores? ¿No tenemos ojos de todos los colores y pieles de todas las tonalidades? ¿No nos llamamos Carlos, Miguel, Antonio, María, Carmen? Nos apellidamos González, López, Payán, Cárdenas, Aguilar, Toledo, Segovia, Cortés. La idílica y tonta visión que tenemos del imperio azteca la pensamos en español y cuando insultamos a España la insultamos en español. Un pueblo urgido de psicoanálisis éste, donde, a pesar de tanto indigenismo, los indios no pueden ni levantarse en armas sin que un güerito se lleve los reflectores: fatalidad digna de estudio.
El mito azteca: Mito chilango
El mito azteca, en la enseñanza oficial, sostiene que México era un país azteca hasta que llegaron los españoles, estos hicieron de las suyas y por lo mismo 300 años después los aztecas, ya conocidos como mexicanos, los echaron al mar y México volvió a ser libre. Es un mito chilango, un mito del centro, una forma más de centralismo, hasta en la usurpación de toda la historia india como historia azteca. Algunos somos de regiones donde no hubo azteca alguno, sino esclavos de este pueblo, el menos original, el más recién llegado a Mesoamérica, el más sanguinario y el más odiado. Tenemos mestizaje otomí, chichimeca, yaqui.


Repoblación
A diferencia de otras ocupaciones militares, el territorio de América fue repoblado, no sólo en el aspecto humano, también las plantas y los animales, la fisonomía completa de la vida fue cambiada: vacas, burros, ojos claros, trigo, borregos, pelo rizado, cabras, fresnos, manzanos, caballos, pelo castaño y rubio, duraznos, sandías, melones, cebollas, ajos y un largo etcétera: éste es el ejército de ocupación que cambió a América y del que no podremos dar grito alguno de independencia, porque somos parte de esa ocupación.


La caída de Tenochtitlán
Un relato al revés
Si este país hubiera sido conquistado por los 300 españoles de Cortés, con diez caballos hambreados y unos arcabuces viejos... vergüenza debería darnos andarlo diciendo. La "conquista" fue obra del odio indígena contra la bárbara ferocidad azteca. La caída y destrucción de Tenochtitlán, que celebramos (sic: celebramos) el 13 de agosto, es el resultado de un levantamiento popular multitudinario, el de todas las naciones entre Veracruz y esa ciudad, contra el imperio azteca y su feroz opresión. Con apenas cien años de existencia independiente en 1521, los aztecas habían llevado la humillación de sus pueblos súbditos a extremos de ferocidad que nunca alcanzaron los nazis. La versión escolar según la cual "México fue conquistado por una potencia extranjera" es infantil, ridícula y hace daño, en primer término, a quienes dice defender: los indígenas, pues si 300 españoles hubieran conquistado una ciudad que entonces tenía medio millón de habitantes, en medio de un territorio con una población de 20 millones, realmente habrían sido dioses. Pero, 1) México no podía ser conquistado, porque no existía, 2) ni España era otra cosa que un pequeño país -unas 30 veces menor que sus futuras posesiones americanas-, recién liberado de casi mil años de dominación árabe, 3) ni fueron sólo españoles, sino indígenas los miles de guerreros que tomaron Tenochtitlán y la arrasaron con el odio y la furia de los humillados largamente por el régimen de terror azteca.


El odio
El señor de Cempoala le ofrece soldados a Cortés, lo mismo hacen otros señoríos, de forma que, dice Ixtlixóchitl, por donde pasaban los españoles y sus crecientes aliados indígenas "los naturales les recibían con mucha alegría y regocijo sin ninguna guerra ni contraste". ¿Cómo, en escasos cien años de vida independiente, habían logrado los aztecas acumular tal odio entre los pueblos vecinos? Comenzaron entregando costales de orejas a quienes todavía eran sus amos, en señal de sumisión y arrastramiento no pedida. Luego Izcóatl, a quien se puede llamar el primer rey azteca, ordenó quemar la historia y reescribirla. Finalmente, impusieron con saña el más despiadado y lacerante impuesto: el de la sangre.


La quema de códices
Cuando los aztecas lograron independizarse de Azcapotzalco, un siglo antes de la llegada de Cortés, resolvieron que no les gustaba la historia como estaba relatada en los códices de los pueblos que habitaban el valle mucho antes que ellos, pues el pueblo azteca no aparecía en tales relatos o no con la suficiente importancia. Es claro que así ocurriera, porque apenas si eran un pueblo nómada, recién llegado al valle por el año 1300, todavía en la etapa de los cazadores-recolectores, superada por los olmecas dos mil años antes, por los mayas y por los constructores de Teotihuacán mil quinientos antes. Ser cazador-recolector en pleno 1300 de nuestra era, cuando Teotihuacán ya estaba en ruinas, era una ignominia. Así que, como los nuevos ricos que se crean ancestros nobles, los gobernantes aztecas fueron los primeros, 100 años antes que los españoles, en ordenar la quema de códices porque "dicen muchas mentiras". Y reescribieron la historia con ellos en primer plano.

El Códice Matritense
Esta es la versión textual de lo afirmado arriba. Se encuentra en el Códice Matritense, vol. VIII, fol.192:
Se guardaba su historia. [de los pueblos indígenas]
Pero, entonces fue quemada:
cuando reinó Itzcóatl, en México.
Se tomó una resolución,
los señores mexicas dijeron:
no conviene que toda la gente
conozca las pinturas.
Los que están sujetos [el pueblo]
se echarán a perder
y andará torcida la tierra,
porque allí se guarda mucha mentira,
y muchos en ellas han sido tenidos por dioses.


El impuesto de sangre
Nada nos da una idea más exacta de la naturaleza implacable del poder que ejercían los aztecas, como el tributo de sangre que impusieron a Tlaxcala, comenta Laurette Sejourné. Ocurrió así: tras un sitio extenuante, Tlaxcala se rindió, pero "¿qué tributo podía exigir Tenochtitlán a una ciudad tan pobre? Fue entonces cuando se decretó que se convertiría en un campo de batalla permanente para capturar hombres destinados a alimentar al Sol", una "idea ingeniosa" de los aztecas. "Es indiscutible que la necesidad cósmica del sacrificio humano constituyó un slogan ideal, porque en su nombre se realizaron las infinitamente numerosas hazañas guerreras que forman su historia y se consolidó su régimen de terror", continúa Sejourné en La traición a Quetzalcóatl, y concluye: "Parece evidente que los aztecas no actuaban más que con un fin político. Tomar en serio sus explicaciones religiosas de la guerra es caer en la trampa de una grosera propaganda de Estado".


Entrada a Tenochtitlán
Dice Bernal Díaz del Castillo, en el capítulo 88 de la obra que todos le conocemos: "Ya que llegábamos cerca de México, adonde estaban otras torrecillas, se apeó el gran Montezuma de las andas, y traíanle del brazo aquellos grandes caciques, debajo de un palio muy riquísimo a maravilla, y el color de plumas verdes con grandes labores de oro, con mucha argentería y perlas y piedras chalchiuis, que colgaban de unas como bordaduras, que hubo mucho que mirar en ello".


La descripción de Cortés
Hernán Cortés hace, en su primera carta a Carlos V, una descripción de su entrada a Tenochtitlán que los mexicanos deberíamos aprender de memoria. Entra por Iztapalapa y comenta que "tendrá esta ciudad doce o quince mil vecinos", pasa por otras tres ciudades que tendrán, la primera, "tres mil vecinos, y la segunda más de seis mil, y la tercera otros cuatro o cinco mil vecinos, y en todas muy buenos edificios de casas y torres". Llega finalmente a Tenochtitlán, la capital del imperio, con medio millón de habitantes, y relata: "Aquí me salieron a ver y a hablar hasta mil hombres principales, ciudadanos de la dicha ciudad, todos vestidos de una manera y hábito, y según su costumbre, bien rico; y llegados a me hablar, cada uno por sí hacía, en llegando a mí, una ceremonia que entre ellos se usa mucho, que ponía cada uno la mano en la tierra y la besaba [no lo inventó pues el papa]; y así estuve esperando casi una hora hasta que cada uno ficiese su ceremonia".


Llegada de Moctezuma
Tras de que la nobleza azteca en pleno (que ella sola triplicaba el número de españoles) le hiciera caravanas a Cortés durante una hora, cosa que más bien lo hartó, y que se repite ahora ante presidentes y gobernadores, se presenta Moctezuma, rodeado por otros doscientos nobles. Cortés intenta darle un abrazo, pero dos acompañantes, que llevan al emperador sostenido por los brazos "me detuvieron con las manos para que no le tocase". Moctezuma había endurecido el protocolo de la corte a extremos no imaginados en las cortes europeas. Oigamos de nuevo a Bernal Díaz del Castillo: "y venían otros cuatro grandes caciques que traían el palio sobre sus cabezas, y otros muchos señores que venían delante del gran Montezuma, barriendo el suelo por donde había de pisar, y le ponían mantas por que no pisase la tierra. Todos estos señores ni por pensamiento le miraban en la cara, sino los ojos bajos y con mucho acato".


Aprehensión de Moctezuma
"Por no sé qué achaque prendió Cortés a Moteczuma y en él se cumplió lo que de él se decía, que todo hombre cruel es cobarde, aunque a la verdad, era ya llegada la voluntad de Dios, porque de otra manera fuera imposible querer cuatro españoles sujetar un nuevo mundo tan grande y de tantos millares de gente como había en aquel tiempo. La gente ilustre y los capitanes mexicanos todos se espantaron de tal atrevimiento y se retiraron a sus casas". Fernando Alva Ixtlixóchitl. Entendamos bien: Cortés y sus soldados, que eran 300, con 13 a caballo, todos ellos con el terror de tener frente a sí una ciudad que estaba entre las más grandes de aquella época en el mundo entero, entran, atragantándose el miedo, como invitados de un monarca déspota, a quien ni siquiera la nobleza mira a los ojos, y, en el interior mismo de la capital, en el propio palacio del déspota, Cortés lo declara prisionero por quítame allá estas pajas. Lo primero, se le cae a uno la mandíbula de asombro y luego una incontenible carcajada y un aplauso rematan la lectura. Bravo por Cortés.
Como todos sabemos, y repite la Enciclopedia de México con tonillo de reproche, "a pesar de las manifestaciones de amistad del conquistador, éste lo hizo prisionero [a Moctezuma], cosa que negó Moctezuma para apaciguar los ánimos de sus súbditos". Hagamos cuentas: nada más la corte eran 1,200 nobles, sumemos 15 mil indios en Iztapalapa, 14 mil en otras ciudades vecinas y 500 mil en la capital. Cortés estaba rodeado, en el corazón mismo del imperio, por una población de 530,000 personas, y por varios miles de kilómetros se extendían otros dominios y ejércitos y millones más de indios. ¿Cuántos españoles eran? Sigue Bernal: "por delante estaba la gran ciudad de México; y nosotros aún no llegábamos a cuatrocientos soldados". ¿Y así aprehendió Cortés al emperador? Se entiende que por vergüenza sigamos ocultando estos números a los niños.


El temor a lo desconocido
¿Cómo se siente un soldado, de aquellos 400, al penetrar así en un territorio del que jamás antes había oído hablar? No podemos ni imaginarlo porque ahora el mundo entero es conocido y tiene carreteras, cocacolas y tarjetas de crédito. Tendríamos que estar llegando a Marte para sentir lo mismo, y ni siquera entonces, pues de Marte poseemos cartas geográficas precisas hasta detalles de pocos metros. Una idea de esa soledad la da Bernal: "y teníamos muy bien en la memoria las pláticas y avisos que nos dijeron los de Guaxocingo y Tlaxcala y de Tamanalco, y con otros muchos avisos que nos habían dado para que nos guardásemos de entrar en México, que nos habían de matar desde que dentro nos tuviesen. Miren los curiosos lectores esto que escribo, si había bien que ponderar en ello; ¿qué hombres ha habido en el universo que tal atrevimiento tuviesen?". La conquista "española" la hicieron los pueblos indios levantados contra el siniestro imperio que apenas tenía 100 años como pueblo libre y había pagado su libertad entregando al señor de Culuacán costales de orejas arrancadas al enemigo. Hasta allí se entiende, pero ¿cómo ocurrió que al día siguiente de la caída de Tenochtitlán aquellos miles de recién liberados indios no dieran las gracias a Cortés y lo enviaran a su casa? ¿O, para no discutir mucho con él, lo mataran junto con sus menos de 400 soldados?


La victoria del 13 de agosto
Hemos recuperado, con creces, nuestro pasado indígena. Ahora falta recuperar nuestra herencia española, sobre la cual se asienta, nada menos, que el nuevo país y la nueva población emergidas no de la derrota, como se le ha enseñado a tantas generaciones de mexicanos nacidos para perder, sino de la victoria que los pueblos indígenas, guiados por Cortés, obtuvieron un día relatado así: "Prendióse Guatemuz [Cuauhtémoc] y sus capitanes en 13 de agosto, a hora de vísperas, día de señor San Hipólito, año de 1521, gracias a nuestro señor Jesucristo y a nuestra señora la virgen santa María, su bendita madre, amén". Bernal Díaz del Castillo. Los estrategas de esa victoria, Cortés y sus hombres, se volvieron después los nuevos opresores, y así pasaron otros 300 años: una historia muy repetida en este agobiado país, pero seguimos sin entenderla y cantando al caudillo del momento.


Un hecho asombroso
Vino luego lo más asombroso: 550 mil indios capitalinos, más muchas decenas de miles de aliados, vieron con horror a 12 frailes derrumbar, como iluminados, ídolos y altares, vieron a Cortés tomar el mando del imperio, trazar una nueva ciudad, fundar un país y "ni por pensamiento lo miraron a la cara". Por eso la caída del torvo y sanguinario poder azteca, aborrecido desde la costa del Golfo hasta Oaxaca, y desde Tabasco hasta los desiertos norteños, debe ser la fecha fundadora de México, que nace del triunfo de sus habitantes actuales, indios, mestizos y blancos. Los únicos con derecho a llamarse derrotados serían los aztecas puros, si tales existieran, pero la sola mención de una pureza racial, la que sea, a estas alturas produce escalofrío y trae terribles recuerdos.


La mayor abyección: El testimonio tarasco
Entre los tarascos, el mando supremo lo ejercía el caltzontzin, señor águila, descendiente del sol. Oigamos la ignominiosa Relación de Michoacán, testimonio tarasco de la "conquista" de esos pueblos, los restos del gran Imperio de Occidente, desintegrado en múltiples cacicazgos en fecha desconocida, pero prehispánica. Dice así y comprendo al lector que, sonrojado, no termine la lectura:
"Pues vinieron las nuevas al cazonci, cómo los españoles habían llegado a Taximaroa, y cada día le venían mensajeros, que venían doscientos españoles [sic, resic, recontrasic: dice doscientos, no dice doscientos mil]... Sabiendo su venida el cazonci, cómo venía la guerra, temió que le habían de matar a él y a toda su gente, y juntó los viejos y los señores y díjoles: '¿Qué haremos?'. Díjoles el cazonci: 'Vayan correos por toda la provincia, y lléguese aquí toda la gente de guerra, y muramos, que ya son muertos todos los mexicanos, y ahora vienen a nosotros... muramos todos de presto'. Díjole aquel principal al cazonci: 'Señor, haz traer cobre y pondrémosnoslo a las espaldas y ahoguémenos en la laguna, y llegaremos más presto y alcanzaremos a los que son muertos'. El cazonci salióse huyendo y subióse al monte con sus mujeres y fueron tras él aquellos principales así borrachos como estaban... y el cazonci fuese a un pueblo llamado Urapan... Y díjoles el cazonci: 'Estémonos a ver aquí, a ver qué nuevas hay, y qué harán los españoles cuando vengan'. Y antes que llegasen los españoles, sacrificaron los de Mechuacán ochocientos esclavos de los que tenían encarcelados, porque no se les huyesen con la venida de los españoles, y se hiciesen con ellos... y llegaron a un lugar todos los caciques de la provincia y señores con gente de guerra, obra de media legua de la cibdad, por el camino de México, en un lugar llamado Apío y hicieron una raya a los españoles y dijéronles que no pasasen más adelante, que les dijesen a qué venían, y que si los venían a matar. Respondióles el capitán: 'No os queremos matar: veníos de largo aquí adonde estamos; quizá vosotros nos queréis dar guerra'. Dijeron ellos [los guerreros]: 'No queremos'. Díjoles el capitán Cristóbal de Olid: 'Pues dejad los arcos y flechas y venid donde nosotros estamos', y dejáronlos [los arcos y flechas] y fueron donde estaban los españoles... y recibiéronlos muy bien y abrazáronlos a todos. Y llegaron todos a los patios de los cúes [templos] grandes... y como [los españoles] subieron a los cúes y echaron las piedras del sacrificio a rodar por las gradas abajo, a un dios questaba allí mirábalo la gente y decía: '¿Por qué no se enojan nuestros dioses? ¿Cómo no los maldicen?'. Y trujéronles mucha comida a los españoles, y como no había mujeres en la cibdad, que todas se habían huído a Pátzquaro, los varones molían en las piedras para hacer PAN para los españoles".


Sinónimos
Ignoro en absoluto el tarasco y a la luz de esta crónica nada me interesa menos que esa lengua, pero en castellano existen abundantes sinónimos para calificar esta antibatalla de Maratón, perdida sin disparar una flecha por esos anti macabeos: deshonor, ignominia, degradación, ruindad, infamia, afrenta, humillación, abyección, oprobio, baldón, ultraje, estigma, descrédito, vilipendio, bajeza, ludibrio. Escoja el que mejor se adecue. (Y no me pongan acento en la u.)


Los otros conquistadores
Grandes imperios militares y pequeñas naciones pacíficas eran sólo recuerdo a 50 años de la llegada de Colón. Explicación indigenista: la maldad española. Explicación que se revierte de inmediato, porque si unos cuantos malvados pueden someter un continente, y sólo en América del Norte la población indígena era de unos 20 millones, los sometidos deben ser profundamente estúpidos. Es como la caricatura de Cortés pintada por Diego Rivera en Palacio Nacional: si era jorobado, torcido, sifilítico, deforme, etcétera, y así conquistó la enorme, bella y belicosa ciudad que el mismo Rivera pinta idealizada en otro muro, ¿qué habría conseguido de estar sano?
Para que durante los siguientes decenios del siglo XVI, la población indígena fuera sojuzgada por Europa y el trabajo en las minas y en los campos acabara de diezmarla, fueron necesarias, primero, las impresionantes mortandades que dejaron pueblos enteros desiertos y una capitulación absoluta ante las nuevas enfermedades que parecían atacar exclusivamente al indio y perdonar al español. Lo cual, por si fuera poco, producía resignación ante los, al parecer, mandatos inexcrutables de los dioses.
Las enfermedades infecciosas desconocidas en América, como la viruela y el sarampión, poseen una particularidad: quien las padece muere pronto o se salva. El que se salva adquiere en adelante inmunidad contra tales enfermedades. Por eso tan pocos españoles se infectaban de viruela y aun los infectados morían en menor proporción que los indígenas, extinguidos por centenares de miles. No eran los dioses, sino los anticuerpos del sistema inmunitario, quienes salvaban a los españoles.


Por qué no al contrario
Hasta aquí la explicación es fácil de entender, sobre todo después de Jenner y Pasteur. Pero los europeos iban y venían a través del Atlántico, muy pronto surcado por todas las naciones costeras, ¿no había en América enfermedades infecciosas que los europeos, a su vez, contrajeran, llevaran a Europa, y los hicieran morir por millones? La peste llegaba de vez en cuando, desde Egipto o la India, a través de Nápoles y Venecia. Nunca llegó algo similar desde Veracruz a Sevilla. Los viajeros que portaban los gérmenes para los que la población americana no tenía defensas, ¿no se llevaban de regreso gérmenes americanos que hicieran su agosto entre la desprotegida población de Europa?
En The Arrow of Disease Jared Diamond plantea (Discover 13,10) una interesante hipótesis para explicar esta falta de correspondencia en la dirección de las epidemias. Nos recuerda cuatro características de las enfermedades infecciosas que resultan relevantes para responder la interrogante arriba planteada: 1. Las enfermedades infecciosas se esparcen de una persona infectada a una sana; 2. son "agudas", esto es que en un tiempo breve la persona muere o se recupera; 3. los afortunados que sobreviven son inmunes posteriormente contra nuevas infecciones de esa enfermedad, y 4. son enfermedades que tienden a restringirse a los humanos, pues los microbios que las producen no viven ni en el suelo ni en otros animales.
Umbral de población
Cuando una infección alcanza un grupo humano reducido y hace morir a todos, los gérmenes que producen la enfermedad mueren también y la enfermedad desaparece. Se requiere pues de poblaciones grandes y en estrecho contacto para que una epidemia prospere, mate a algunos, pero no a todos, pase a otra área poblada, deje nacer en la región antes atacada nuevos niños que no estarán protegidos por la inmunidad de los adultos sobrevivientes y la enfermedad vuelva entonces a atacar. Los grupos dispersos y pequeños de la Amazonia, las pampas, el norte de México o el oeste de los Estados Unidos no habían desarrollado enfermedades infecciosas porque no alcanzaban ese umbral de población que permite sobrevivir tanto al grupo como a la enfermedad. Si alguna aparecía por los azares de la mutación de algún germen, mataba a todos y el propio germen no conseguía reproducirse posteriormente, falto de hospedaje. Pero desde el centro de México hasta Perú, la población poseía la densidad requerida para que un virus o bacteria de tipo infeccioso prosperara y, a la llegada de los europeos, se les pagara con la misma moneda y llevaran a sus países epidemias desconocidas. ¿Por qué no ocurrió así?


Los animales domésticos
¿De dónde viene una enfermedad nueva? Diamond sostiene que las enfermedades infecciosas evolucionaron en Eurasia a partir de enfermedades que atacaban a los animales domésticos. Como sabemos, en América había pocos, apenas cinco: el pavo en México y regiones de Estados Unidos, el conejillo de Indias, la llama en los Andes, un pato y escasos perros. "La extrema pobreza del Nuevo Mundo en animales domésticos refleja la pobreza del material salvaje inicial", dice. "Cerca del 80% de los grandes mamíferos salvajes se había extinguido al final de la última edad glacial, hace unos once mil años". Hayan sido extinguidos éstos por los primeros pobladores o desaparecido por otras razones, "las extinciones eliminaron la mayoría de las bases para la domesticación de animales americanos nativos... y para las enfermedades infecciosas".
Para la conquista de América, españoles e ingleses no tenían cerebros superiores, tenían enfermedades superiores cuyos gérmenes se derivaban de sus animales domésticos. Sin ellos "tales conquistas pudieron haber sido imposibles".


El otro racismo
La enfermedad infantil del mexicano
Somos un pueblo infantil que busca siempre culpables en el exterior: "Los españoles nos conquistaron", dicen aprendiendo a autocondolerse niños de ojos azules, verdes y castaños, que se llaman Fernando y se apellidan Cortés, y la autocompasión nos enferma de un infantilismo lleno de piedad por nosotros mismos, lleno de voluntarismo para el cual todo nos lo merecemos y si no lo alcanzamos es por la maldad ajena; los gringos nos robaron los territorios del norte, a los indios buenos los emborrachan los mestizos malos, los indios olvidan sus valores. La Malinche, aunque fiel a su pueblo, oprimido por los aztecas, y por tanto enemiga de estos, ha sido elevada a símbolo de la traición. Nuestra pobreza la explicamos por el imperialismo de los Estados Unidos, que ha abierto las venas de América Latina. Pero nunca nos preguntamos por qué no somos un país imperialista y Estados Unidos un país pobre y con las venas abiertas. O somos pobres porque nuestros gobernantes son ladrones y torpes. Pero no observamos que nuestros gobernantes salen de nosotros mismos.


Cuando seamos grandes
Para ser adultos requerimos de dos curaciones, pues pecamos, nueva paradoja, de humildad excesiva y de soberbia altanera: primero, no suponernos el producto humillado de una derrota; luego, no creernos el hijo predilecto de una madre celestial que todo lo resuelve. Somos pobres por nuestros errores, por nuestra historia de violencia y destrucción, por nuestro católico desprecio de la ciencia, base de la industria; así como no tenemos medallas olímpicas ni ganamos campeonatos de futbol, en primer término por culpa de la virgen, pues si ella quisiera saldríamos vencedores en todo, ¿o no?, y en segundo porque somos un pueblo de panzones para quien el deporte es algo que se ve los domingos por televisión, entre cervezas y carnitas sebosas. Pero ningún taxista admitiría tal explicación: perdemos por mala suerte o por mala fe de los otros.
Como todos los inseguros, ya lo dijo Adler en su teoría de los complejos, hablamos con voz estentórea de nuestra raza, sea eso lo que sea, la hacemos lema universitario o le levantamos grotescos monumentos en forma de pirámide, así cubrimos nuestra precaria adolescencia tardía con todas las mentiras de nuestra historia, con todos nuestros héroes, siempre perdedores como requisito indispensable para ser héroes, convertidos en esperpentos por autoridades delegacionales y municipales.


¿Por la raza aria hablará el espíritu?
Las feministas nos han enseñado a cambiar el género de una frase para descubrir el sexismo patriarcal que se oculta en las apariencias cotidianas. Cambiemos la raza en nuestro vociferante racismo: "Por la raza aria hablará el espíritu", supongamos que dice el lema de la universidad de Heidelberg. ¿No serían aplaudidos los manifestantes que le arrojaran pintura? ¿O el alpinista que se trepara a la torre rectoril para arrancar a martillazos esa declaración? Un monumento a la raza germana, a la germanidad, sea eso lo que sea, ¿no sufriría toda clase de atentados plausibles? Pero en el pobre es dignidad lo que en el rico es prepotencia, digamos parafraseando el adagio sobre la borrachera y la alegría. "Deutschland über alles" nos parece racista, pero "como México no hay dos", es sólo un límpido nacionalismo. Es verdad, por cierto, pero una verdad de perogrullo porque tampoco hay dos como Guatemala o Nigeria, y se presta para el típico chiste en contrasentido: no hay dos... por suerte.


Los inditos
Los hombres blancos, de cultura europea, origen social acomodado e ideología liberal, son muy buenos. Piden protección para todos los débiles, desde los animalitos, las mujeres y los minusválidos, hasta por supuesto los indios que no saben cultivar sus tierras. Las focas tienen a su Brigitte Bardot y los inditos a su Fernando Benítez y desde hace tres años a una pléyade brillante de consejeros casi todos blancos y barbados. Al parecer, tras 50 mil años de no dar pie con bola en este continente, un día los indios vieron llegar a los antropólogos del Instituto Nacional Indigenista, si hemos de creer el asombroso recuento de los peores lugares comunes del indigenismo publicado por Benítez (La Jornada, 5. VIII. 95), donde afirma sin rubor que estos "han enseñado a los indígenas a cultivar sus tierras y a combatir a los caciques". ¡Sí, leyó usted bien: los antropólogos del INI! ¿Cómo habrá hecho el imperio maya para comer sin los antropólogos del INI? ¿Cómo habrán ocurrido las rebeliones indígenas coloniales sin los antropólogos del INI? ¿Qué era de los olmecas milenios antes de que Benítez dedicara "veinte años a la defensa y estudio de los indios"? ¿Por qué no dedicó esos años a la defensa y estudio de sus tías? ¿Por qué, carajo, por qué los indios necesitan "defensa y estudio"?


Las enseñanzas de don Juan
"¿Qué me enseñaron los indios? Me enseñaron a no creerme importante, a tratar de llevar una conducta impecable, a considerar sagrados a los animales, las plantas, los mares y los cielos, a saber en qué consiste la democracia y el respeto debido a la dignidad humana". Toda esta retahíla es producto de la fantasía occidental y europea según la cual los pueblos llamados primitivos, los marginales a la globalización de la cultura, son superiores de alguna manera "profunda". Cuando los europeos se extendieron por la tierra llevando sus genes, sus ideas, sus valores, sus plantas y sus animales, negaron primero la humanidad de los vencidos, después el romanticismo puso de moda a los llamados primitivos y sigue de moda ensalzarlos por encima de los vencedores. Lo mismo hacen los buenos con los animalitos: cada quien defiende a su preferido, como esa muchacha directora del zoológico que no ve que un león ronronéandole en las piernas ante la tv es, también, un león menos, un león destruido en su esencia leonil. Un indio que debe aprender de antropólogos a ganarse la vida, es un indio menos.


Punto por punto
Revisemos punto por punto los mitos de Benítez, construidos a lo largo de "veinte años dedicados a la defensa y estudio de los indios" que llenaron "cinco libros voluminosos, parte de ellos traducidos a varios idiomas", aunque ni los años ni el volumen ni las traducciones sean argumentos.
1. "Me enseñaron a no creerme importante". Falso. Los indios y todos los pueblos llamados primitivos se creen tan importantes que su nombre genérico es siempre sinónimo de ser humano. Son "los hombres verdaderos". Los demás somos ratas. Lo hicieron los griegos, que dividieron a la humanidad en griegos y bárbaros, lo hicieron los persas y los egipcios. Lo hacen los pueblos del Amazonas. Y cuanto lee uno de Benítez no da idea de humildad franciscana.
2. "...a tratar de llevar una conducta impecable". Falso. Todos los pueblos del mundo creen llevar una conducta impecable. Los malos son siempre "los otros". De ahí que la democracia sea una absoluta desconocida entre tales pueblos y la intolerancia sea su respuesta natural ante la maldad, siempre ajena.
3. "...a considerar sagrados a los animales, las plantas, los mares y los cielos". Falso. Las selvas, económicamente, son de dos tipos: las que valen y las que no valen. Las primeras han sido destruidas por las compañías madereras que no las consideran sagradas; las segundas han sido quemadas y arrasadas por los indios para cultivar la escasa tierra hasta que las lluvias y el viento erosionan el suelo. Entonces queman otra parte y vuelven a empezar. A los primeros los condenamos porque son ricos. A los segundos los justificamos porque son pobres. Ambas partes destruyen por razones económicas y nada es muy sagrado cuando de comer se trata. No inventemos.
4. "...a saber en qué consiste la democracia y el respeto debido a la dignidad humana". Falso. Ambos conceptos, democracia y dignidad, son novedades en la historia humana y aún no llegan a las comunidades indígenas, donde el rapto de la novia, el lanzamiento y despojo de los indios protestantes, la solución de los conflictos a machetazos, la cacería agazapada del contrario, el trato indigno a las mujeres y a los niños sólo en una imaginación obnubilada pueden parecer "democracia y respeto debido a la dignidad humana". Benítez confunde la toma colectiva de decisiones, la cual se da en todas las comunidades pequeñas, indígenas o no, con la democracia, pues ésta requiere no sólo la discusión en grupo, sino el respeto a los disidentes dentro de la propia comunidad, lo cual los indios ni siquiera imaginan.


Respeto
Por supuesto debemos respetar las diferencias, mal le estaría al autor de este ensayo, objeto de tantas diferencias, incluidas las de color, decir lo contrario. Pero el tema debe ser acotado por un respeto irrestricto a los derechos humanos universales, antes que a las costumbres de una comunidad, quizá correctas, quizás infames. Y en cuanto a las tradiciones inocuas, como el vestir, son asunto de los indios y nada más de los indios: para bien o para mal, pero obviamente sin que lo podamos controlar, el mundo se uniforma y las tradiciones pueden dividirse, como las especies, en sanas y "en vías de extinción". Los indios yanomamo (sin albur) del Amazonas traen shorts adidas, el comandante Tacho se paseaba muy orondo con su chamarrota de los Dallas Cowboys y la delegación entera zapatista se negaba a salir por la mañana a las pláticas con el gobierno antes de la conclusión de la telenovela que los tenía con el alma en un hilo. ¿Y?


Adrián González de Alba

Aficionado a la guitarra flamenca, la política, la cocina y los idiomas. @AdrianGdeA

El Andén

Etiquetas: