Ciudad de México 15-12-2017
Dejen de Mover a México y expliquen bien lo de la basura
Ideas

Dejen de Mover a México y expliquen bien lo de la basura

Por


Me tienen harto los spots para cacarear obra publica, programas sociales y de salud; los enfadosos y ridículos spots de los partidos políticos, sus candidatos y otros "puercos, cerdos y marranos" (¿o eran cochinos?); los spots del gobierno que nos quiere convencer de que aunque sólo se note el desastre lo que se ha hecho "casi no se cuenta pero cuenta mucho". O qué tal ese que decía que "en México hay pobreza y desolación... entonces no se puede. Ah pero hoy somos campeones olímpicos... ¡entonces sí se puede!".


No hace falta gobernar. Lo que hace falta es un fondo musical y un emotivo locutor con voz lastimosa para despertar el espíritu patriotero con un spot hueco y estéril, con imágenes del lábaro patrio, cascadas, montañas y águilas (y demás cosas que existen desde antes que gobernara el PRI).


Agarran de extra a un pobre chofer de camión que cuenta cómo antes hacía varias horas de recorrido con su mercancía pero "ahora llega de volada" gracias al nuevo tramo carretero y el costo del spot es como si Brad Pitt hubiera actuado (y seguramente al chofer ni le pagan); o el de Pepe y Toño y sus apoyos a emprendedores que dicen qué pero no dicen cómo, igual que las prevenciones de salud del seguro social con sus pegajosos jingles: ¡Más vale prevenimss! Y dicen Mover a Mexico y tampoco dicen cómo.


¿Y si esos espacios los utilizáramos para difundir la información básica que necesitamos para una mejor convivencia? Ahora que cambiaron las normativas para separar la basura y endurecieron las infracciones de tránsito, valdría la pena tener claras las reglas para que todos las sepamos y no las aprendamos a punta de billetazos. ¿Y si hubiera un spot para informar detalladamente qué atribuciones tiene un policía de tránsito o un policía auxiliar y cuáles no, qué amerita infracción y qué no? Si la grúa puede o no llevarse tu carro, si amerita corralón o no, quién sí y quién no puede infraccionar, de qué color son las banquetas en donde te puedes estacionar. Nos evitaríamos  uno de los males de los que más nos quejamos: el abuso y la corrupción de la policía de tránsito. Una sociedad informada no cometería tantas infracciones y no se dejaría sorprender por los abusadillos mordelones que aprovechan la desinformación, y es que no se puede creer que cada vez que renuevan el reglamento de tránsito los millones de automovilistas vamos a ir a comprarlo a... ¿a dónde? Creo que ni lo venden y convenientemente sólo ellos dicen saber lo que dice.


Todos necesitan saber qué espacio dejar entre autos para caber mejor, nadie enseña eso y millones de automovilistas manejan a la buena de dios porque a la mayoría nos dieron la licencia sólo haciendo el pago en la tesorería, sin curso, sin examen, ¡a la mexicana!  


Pero no sólo en temas de tránsito, parece ridículo porque es elemental, pero sí hay que explicarle a la gente si una lata o una botella son reciclables o no, o si una servilleta es orgánica o inorgánica.


Temas ambientales: una cubeta bajo la regadera mientras el agua sale caliente para reutilizarla, saber que un litro de aceite quemado tirado al drenaje contamina mil litros de agua (cuando hay quien lo compra). Otra: somos millones de habitantes en la CDMX los que comemos en la calle, casi todos en platos, charolas y vasos de unicel; la normalidad de la contaminación es tal, que me ha tocado pedir otro taco así:


-Oiga pero en este mismo plato, -para no gastar una bolsita más de plástico con las que por practicidad forran los platos. 

-No, no se preocupe estamos para servirle, -y ¡zas! ¡Te lo ponen en otro!

-¡Mtamadr...! ¡Le dije que en el mismo! 


Y bueno, seguro los fabricantes de unicel y de bolsas de plástico y embotelladores de agua que me lean me estarán mentando la madre por proponer que se usen menos sus productos pero ¿saben qué? ¡Me vale! ¡Que se dediquen a otra cosa! No vamos a mantenerles el negocio a unos cuantos en una industria que sólo produce solución inmediata sin responsabilidad a futuro y además, así ha sido la evolución de las industrias siempre... Me estaba acordando hace un par de días de aquel dispositivo que se llamaba SkyTel que es el ancestro del whatsapp pero había que llamar por teléfono y una operadora tomaba el mensaje de 90 caracteres y lo enviaba pero era muy frustrante porque era vergonzoso dictarle intimidades o palabras altisonantes. ¿Qué habrá sido de ellos? ¡Pos quien sabe! Pero seguro ya se dedican a otras cosas y no pasó nada. 


¡Ay! Pero estaba hablando de las campañas. Nunca he visto una campaña seria para enfrentar la inseguridad. Nadie sabe exactamente qué hacer cuando te acaban de asaltar, poca gente sabe que hay un botón de alarma en los postes de las cámaras del C4, poca gente sabe que en las delegaciones el MP tiene la obligación de levantar una denuncia a petición de parte y por lo tanto mucha gente es engañada  por los policías auxiliares que te interceptan antes para evitar a toda costa que denuncies y que les infles el indice delictivo de la demarcación ¡porque a ellos los arrestan! 


Poca gente sabe si hay que pagarle al camión de la basura para que pase o a los que hacen coperacha para destapar las coladeras; a quién acudir si los "vieneviene" de franelita se adueñan de tu calle con cubetas y guacales. Esos son temas que todo ciudadano debe saber pero alguien se beneficia mucho con la desinformación. 


Por absurdos y simples que parezcan estos temas, su difusión es mucho más valiosa que un spot de un viejito con lagrimita de Remy viendo ganar a la selección de fútbol para convencernos de ¿qué? ¡De que ser mexicano es chingón! 



Adrián González de Alba

Aficionado a la guitarra flamenca, la política, la cocina y los idiomas. @AdrianGdeA

El Andén

Etiquetas: