Ciudad de México 19-04-2018
Julio Serna, de adorno a la campaña de Barrales
Ideas

Julio Serna, de adorno a la campaña de Barrales

Por

El bombo y platillo con el que se despidió a Patricia Mercado del gabinete de Miguel Ángel Mancera no fue el mismo con Julio Serna, quien era jefe de gabinete de su jefe y se fue a la campaña de Alejandra Barrales.

La idea que le vendieron (y que vendió a sus amigos) es que sería coordinador general. No fue tal: va de coordinador político y hasta ahora no hay responsable general.

¿Qué significa Serna en la campaña del Frente? Su perfil no es el de un coordinador político. No tiene territorio ni sabe hacerlo, como ya quedó demostrado en estos seis años de participación en el equipo mancerista. Estuvo en la Central de Abasto sin pena ni gloria, y pintó de gris claro la ya gris articulación del gabinete local.

No es, precisamente, el hombre del momento en el gobierno de la Ciudad de México, no deja capacidad de articulación con los secretarios que se quedan y no es el mejor operador partidista que hay. Ni el mejor ni alguno: no es operador partidista.

Es, eso sí, un administrador. Manejó los recursos de la campaña de hace seis años para Miguel Ángel Mancera y, mejor que eso, manejó la confianza de Mancera en ese momento y durante toda esta administración. Es amigo de siempre del Jefe de Gobierno y eso no es poco decir.

Su paso a la campaña es un mensaje simbólico con poco peso sustantivo. No tendrá tareas relevantes en esa coordinación porque no tiene las herramientas que se requieren, porque Alejandra Barrales es maestra en ese arte y, si le hace falta, está el monstruo político de Héctor Serrano.

¿Entonces qué hará Serna? ¿Se va como mascota? ¿Como florero de la dinastía mancerista? ¿Para poner aroma de gabinete al proceso electoral?


La méndiga coyuntura

Colectivo de periodistas obsesionados con los vicios políticos y virtudes peores

El Andén

Etiquetas: