Ciudad de México 15-12-2017
Mancera, hazle caso a Dante
Ideas

Mancera, hazle caso a Dante

Por

La necedad de Miguel Ángel Mancera está poniendo en riesgo la supervivencia del Frente Ciudadano por México. Está aferrado a la idea de convertirse en el candidato del PAN-PRD-MC, ya se vio caminando en los jardines de Los Pinos y no quiere renunciar a ese sueño.

Sus más cercanos lo treparon a un ladrillo y se mareó, pero a Mancera le vendría bien pensar con la cabeza fría y tomar pronto la decisión más acertada.

No es que sea menos hábil, inteligente o guapo que Ricardo Anaya o si las encuestas lo favorecen más a él o al queretano, o si la naturaleza democrática (¡juuuar, juar, juar, juar!) del Frente los obliga a abrir un proceso de elección. La cosa es más sencilla.

Ricardo Anaya es como el niño en la primaria que lleva el balón y pone sus condiciones para echar la cascarita a la hora del recreo. Miguelito tiene de dos sopas: aceptar las reglas impuestas por Ricardito para jugar y meter unos goles o rebelarse ante la imposición y mirar desde la banca como se divierten sus compañeritos.

Lo mismo pasa con el Frente, al primero que se le ocurrió la idea fue a Anaya, el comenzó a amarrar las alianzas, soportó los periodicazos, resistió la insurrección dentro de sus filas y desplazó a los calderonistas. Es obvio que  si ha  invertido tanta energía y tiempo en la construcción de la coalición es porque quiere encabezarla.

Mancera llegó después, como invitado, con el apoyo de un PRD completamente desfondado a lo largo y ancho del país, incluso en su bastión, la Ciudad de México. Si algo puede presumir el jefe de Gobierno es que en 2012 arrasó en las urnas, ¡más del 60 por ciento de los votos! Cinco años después es el gobernador peor evaluado en la historia chilanga. Todo un experto del harakiri político.       

No existe una sola razón por la que Anaya tuviera que ceder la candidatura del Frente a Mancera.

La propuesta del exasperado líder de MC, Dante Delgado, es la mejor para todos. Anaya para la elección presidencial, para el PRD la Ciudad de México y Mancera como senador.

Ahora dicen quienes le han endulzado el oído a Mancera que la Constitución le prohíbe ser senador por mayoría, pues mejor aún, así puede exigir al Frente la candidatura plurinominal y no preocuparse por hacer el ridículo si no votan por él.

De hacerle caso a Dante, pierda o gane el Frente en 2018, Mancera tendría asegurado su futuro por los próximos seis años con la aspiración viva de llegar a Los Pinos en 2024.


La méndiga coyuntura

Colectivo de periodistas obsesionados con los vicios políticos y virtudes peores

El Andén

Etiquetas: Miguel Ángel Mancera Ricardo Anaya Dante Delgado Frente Ciudadano por México PAN PRD MC