Ciudad de México 20-10-2017
Xóchitl Gálvez: Entre AMLO, un tal Max Correa y el
Ideas

Xóchitl Gálvez: Entre AMLO, un tal Max Correa y el "Rey del Tomate"

Por

El Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal dice, en su artículo 294, que uno de los requisitos para ocupar un cargo de elección popular es el de "estar inscrito en el Registro Federal de Electores y contar con credencial para votar, cuyo domicilio corresponda al Distrito Federal".

Si sólo se lee la mencionada ley, queda claro que la señora Xóchitl Gálvez no puede ser candidata a jefa delegacional en el DF, ya que su credencial de elector tiene domicilio en el estado de Hidalgo.

Pero, hay que subrayarlo, no es esa la única ley aplicable en la materia en el Distrito Federal. El Estatuto de Gobierno del Distrito Federal es, sin duda, una ley de mayor jerarquía que el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal.

Sí, hay normas de menor jerarquía y normas de mayor jerarquía.

La ley de mayor jerarquía en la capital mexicana es el Estatuto de Gobierno, que reglamenta directamente el artículo 122 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanosy está expedido por el Congreso de la Unión; es decir, es una ley federal reglamentaria que detalla puntualmente el marco de autonomía en el que las autoridades locales del Distrito Federal pueden actuar. Eso quiere decir que ni la jefatura de Gobierno ni el Tribunal Superior de Justicia del Distrito federal ni la Asamblea Legislativa del Distrito Federal pueden exceder los límites que esta importante norma impone. Por lo tanto, cualquier norma que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal expida y que rebase los límites, requisitos o excepciones que el Estatuto impone, debe ser declarada nula.

En el artículo 53 del Estatuto de Gobierno no se establece el requisito de la credencial de elector para ser candidato a jefe de gobierno, aunque en su fracción XI ("las demás que establezcan las leyes") queda claro que el Estatuto remite para cualquier controversia al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal.

Así las cosas, sin lugar a dudas para ser candidato a jefe de gobierno se necesita "estar inscrito en el Registro Federal de Electores y contar con credencial para votar, cuyo domicilio corresponda al Distrito Federal".

Pero, entendamos las cosas, solo para ser candidato a jefe de gobierno se necesita cumplir con el requisito de la credencial de elector.

Ese requisito no se necesita para ser candidato a jefe delegacional.

El artículo 105 del Estatuto de Gobierno del Distrito Federal no habla de la credencial de elector para ser candidato a jefe delegacional. Y, la verdad de las cosas, tampoco remite al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal, ya que en ninguna de las fracciones de ese artículo se lee aquello de "las demás que establezcan las leyes". Es decir, la ley federal reglamentaria no permite a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal imponer requisitos adicionales en este tipo de candidaturas en concreto. Sólo pueden considerarse válidos los requisitos, exclusivamente, los que impone el Estatuto de Gobierno.

Por si no fuera suficiente, el artículo 105 del Estatuto de Gobierno dice que el candidato a jefe delegacional debe "cumplir los requisitos establecidos en las fracciones IV a X del artículo 53 del presente Estatuto", es decir, de plano excluye la fracción XI que es la que habla de "las demás que establezcan las leyes".

Eso significa que el artículo 105 del Estatuto de Gobierno no solo no remite a otras leyes, como el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales, sino que no considera posible permitir requisitos adicionales a los que expresamente prevé que no estén contemplados en leyes de igual o mayor jerarquía, las cuales solo podrían ser otra ley reglamentaria del artículo 125 constitucional o la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos o algún tratado internacional en materia de derechos humanos.

Hay un precedente que se ha pensado usar contra Xóchitl Gálvez en el caso de que a ella el Instituto Electoral del Distrito Federal le rechace su candidatura a jefa delegacional, el del señor Max Agustín Correa Hernández, a quien en 2012 se le impidió ser candidato a diputado local por no contar con credencial de elector con domicilio en el DF.

Lo cierto es que el señor Correa se defendió mal ante el Tribunal Electoral del Distrito Federal, ya que no argumentó lo correcto: que según el Estatuto de Gobierno, en su artículo 37, para ser candidato a diputado a la Asamblea Legislativa no se establece como requisito tener credencial de elector con domicilio en la capital mexicana ni, tampoco, ese artículo remite a otras leyes, como el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Más allá de que el artículo 105 del Estatuto de Gobierno del Distrito Federal no exige para ser candidato a delegado o delegada el requisito de contar con credencial de elector con domicilio en la capital mexicana, y de que claramente ese artículo no sólo no remite a otras leyes, sino que parece prohibir que la remisión se haga al excluir la fracción XI del artículo 53 del propio Estatuto de Gobierno, no puede haber la menor duda acerca de que Xóchitl Gálvez tiene derecho a ser candidata en la delegación Miguel Hidalgo porque lo fundamental no es el domicilio de la credencial de elector, sino la residencia, y la panista ha sido vecina del DF desde hace 30 años.

Ello sin mencionar que hay un precedente más revelador que el de Max Correa, y es el de Andrés Manuel López Obrador, quien ni tenía credencial de elector del DF ni contaba con residencia en la capital, y a pesar de eso se le permitió ser candidato a jefe de gobierno en el año 2000.

En la página de Internet del Instituto Nacional Electoral, en su apartado sobre las preguntas frecuentes acerca del proceso de selección y designación de los consejeros electorales de los organismos públicos locales, leí lo siguiente: "La credencial para votar es un requisito para acreditar la ciudadanía de las y los aspirantes, por tanto, no es necesario que el domicilio de la credencial coincida con la entidad federativa por la que se quiere participar".

Lógicamente, si eso vale para los consejeros electorales, aplica también para los candidatos.

En 2001, el Tribunal Electoral del Poder Judicial revocó el triunfo de Andrés Bermúdez, "El Rey del Tomate", en las elecciones de alcalde de Jerez, Zacatecas, ya que si bien contaba con credencial de elector de esa localidad, se comprobó -después de las votaciones- que no tenía una residencia real.

Insisto, lo fundamental no es el domicilio de la credencial de elector, sino la residencia, y Xóchitl Gálvez la tiene.

Si el IEDF y el PRD insisten en combatir el registro de la señora Gálvez, favorita en las encuestas como candidata del PAN en la Miguel Hidalgo, lo cierto es que le van a regalar mucha y buena propaganda gratuita.

Como no hay ninguna posibilidad de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación rechace la candidatura de una vecina con tantos años de residencia en la delegación Miguel Hidalgo, la señora Gálvez, que iba a ganar sin escándalo con amplia ventaja, de plano va a terminar goleando al PRD.

¿El Tribunal Electoral del Distrito Federal no opinará? No, ya que Xóchitl y el PAN, per saltum, se van a ir directo al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y, en una de esas, ni siquiera ve el caso la sala regional del DF, sino a la sala superior, lo que le dará todavía más notoriedad a la candidata.

Lo mejor que podría hacer el PRD es trabajar para que el IEDF acepte la candidatura de Xóchitl Gálvez y no impugnarla. Y, después de eso, buscar votos para vencerla en las urnas. Porque si el perredismo insiste en descalificarla con trucos legales o legaloides sin sentido, sólo trabajará para construir, desde ahora mismo, una poderosa candidatura a jefa de gobierno del DF en 2018.


Federico Arreola

Federico Arreola es un periodista mexicano que no necesita presentación. Por si las dudas: ha sido pilar de prácticamente todos los diarios importantes actuales. Se le conoce por polemista y provocador. (Foto tomada de Chilango.com)

El Andén

Etiquetas: Gobierno Ciudad Distrito Federal Miguel Asamblea Jefe Legislativa